Se realiza a partir del cuarto mes de gestación y se trabaja principalmente la zona lumbar (no se toca la tripita). Los aceites utilizados no perjudican al bebé.